Archivo para septiembre 2006

Parece que las tortugas te dejan el pelo bárbaro

septiembre 29, 2006

“Animal inútil la tortuga, que se la pasa reptando…” eran las palabras de mi abuela. Gracias a la ciencia ahora sabemos lo equivocada que estaba, y no sólo por la parte de “reptando”. Este shampoo lo demuestra, ya que en la etiqueta se ve claramente la frase “PLACENTA + aceite de TORTUGA”. Y debajo se ve la imagen de un mortero; instrumento con el cual seguramente muelen la tortuga para sacar sus nutrientes y así fabricar el aceite -ingrediente imprescindible del shampoo-, que también debe ser muy práctico para freír alimentos y darles un sabroso dejo a tortuga de las pampas.

Gracias a este producto (gracias a la caspa) ahora pude enterarme que las tortugas tienen placenta, la cual posee infinidad de nutrientes que hacen bien no sólo al pelo, sino que los médicos y nutricionistas recomiendan ingerirla cruda en el desayuno, pues hace muy bien a todo el organismo.

Así que estos admirables científicos esperan escondidos en los arbustos de las playas del pacífico sur la llegada de las tortugas marinas hembras para desovar, y sin perder tiempo se abalanzan como tigres detrás de las mismas con una palita y una bolsita cada uno, y una vez terminada la colecta regresan a sus escondites a esperar hasta la próxima temporada de apareamiento.

Aún siendo una genial idea de un millón de dólares, la compañía ya está teniendo problemas con Greenpeace y enfrentan una demanda por daños al medio ambiente de muchos millones de dólares. Aparentemente la palabra “sintético” que está muy pequeña en la etiqueta debajo de “tortuga” no fue suficiente para evitar problemas legales, y lamentablemente no podremos aprovechar las bondades de esta línea de productos. Así que, amiguitos y amiguitas, sin más me despido y corro a buscar a Manuelita, mi tortuga, para frotármela por la cabeza.

Anuncios

El zodíaco: porque todos lo nombramos, pero nadie tiene ni idea

septiembre 28, 2006

(más…)

Usos y abusos del término histeria

septiembre 26, 2006

El abuso de términos médicos entre la pópuli se remonta hasta quién sabe cuándo, y ha llegado a niveles alevosos. Por ejemplo, se usan mal los términos neurótico, psicótico, muchos más que terminan en ótico, y… bueno eso. ¡Ah!¡Histérico! Y muchos más… La cuestión es que usás mal un montón de palabras, perejil. Qué empezás a prejuzgar si yo pierdo el hilo o que. Estoy gastando preciado tiempo que podría usar para… eeeh… filosofar o lo que sea, y en cambio lo uso para tratar de ilustrarte a vos, porque capaz que… quién sabe, en una de esas, dejás de ser tan asno. Y así me retribuís. Criticando como escribo. ¿Por qué mejor no te dejás de pensar mal y te ponés a leer, calladito la boca, lo que sigue. (más…)

Prefacio

septiembre 26, 2006

En esta sección encontrarás palabras que quizás usamos en el día a día, pero la verdad es que si nos preguntan que significan nos quedamos “eeee… eeeee… es tipo como… eee… lo que se dice… eee… y del latín… ee…”
Así que observando momentos en que a mi me ha pasado, voy archivando estos términos y buscando una definición correcta en enciclopedias, diccionarios, atlas, tragedias, novelas… ¡Bueno, está bien, confieso! ¡Lo saco todo de internet!¡Ni siquiera me molesto en cambiarlo un poquito, directamente copio y pego!¡Incluso a veces hasta uso la teclita “Impr pant”! Espero que estés feliz…

En fin, una vez que me hago experta en el tema, escribo el artículo. Me gusta pensar que el artículo es un mensaje al pasado a una yo más ignorante; por eso la confianza con la que me dirijo al lector, se supone que soy yo misma. Pasa que yo no me quiero, y me insulto mucho, y a veces hasta pienso en golpearme a mí misma. ¡Doctor, ayúdeme!

Bueno “long story short” aquí pondré… eee… eso que dije antes.

Y Dios dijo, hágase el blog

septiembre 26, 2006

Al final, después de una gran lucha interior, decidí hacerme un condenado blog. Justo ahora que empiezo, en este servidor son prácticamente automáticos. Antes me gustaba joder con el .php y cambiarle detallitos que hacían a la página mas cálida y tierna. Pero bue, ahora tengo blog como todo el mundo, ya caí… ¡Soy una más!¡ Ya no soy ese ser casi divino! ¡Superestrella! Que se burlaba de la gilada y sus celulares, resacas, noviazgos, frases trilladas, etc…

Fausto por rembrandt“¡Yo, la imagen de Dios, que creía haber alcanzado ya el espejo de la verdad eterna!¡Yo, que, privado de la mortal cubierta, participaba de su propia vida en todo el resplandor de la luz celeste!¡Yo, que, superior a los querubes, cuya fuerza libre empezaba a esparcirse por todas las arterias de la naturaleza, y que creando disfrutaba de la dicha de un Dios, cuán caro pagaré ahora mi presuntuoso orgullo! Una sola palabra ha bastado para humillarme. Imposible me será igualarte; si he tenido fuerza para atraerte, en cambio me ha faltado la de conservarte. ¡En aquel dichoso instante me sentía a la vez tan pequeño y tan grande! ¿Por qué con tanta violencia me hundiste de nuevo en la incertidumbre de la humanidad?¿Quién podrá instruirme ahora?¿Cómo saber lo que debo evitar?¿Debo ceder al impulso que siento, cuando nuestras acciones, como nuestros sufrimientos, acaban por parar el curso de la vida? La materia se opone sin cesar a todo cuanto de más elevado concibe el espíritu; por poco que alcancemos la felicidad de este mundo, calificamos de sueño y de quimera todo lo que vale más que ello, y todos los sentimientos sublimes que nos daban antes la vida, mueren para siempre ante los intereses de la tierra. La imaginación pretende con vuelo audaz levantarse en un principio hasta la eternidad, pero pronto le basta un limitado espacio para dar cabida a sus esperanzas defraudadas. No tarda la ingratitud en apoderarse entonces de nuestro corazón, y en causarle secretos dolores que destruyen enteramente el placer y la calma que en él antes reinaban. Cada día se presenta el dolor bajo nueva forma: tan pronto en el hogar, como en la corte, como una mujer, un niño, el fuego, el agua, el puñal o el veneno. Tembláis, ¡oh, hombres! ante todo lo que no puede causaros daño, y lloráis sin descanso como bien perdido lo que conserváis todavía. Lejos de llevar mi loco orgullo hasta el punto de compararme con Dios, conozco que es cada vez mayor mi miseria; sólo me parezco al vil gusano que se alimenta del polvo, en el que le aplasta y sepulta la planta del que acierta a pasar.”
Fragmento de Fausto- Johann von Goethe

Ese libro está muy groso, leanselons carajo. Lo puse porque de alguna manera ilustra lo que estaba pensando cuando empecé a escribir este artículo, está bien si salteás la cita porque te rompe las bolas leerla (re que te doy permiso). Yo hubiese hecho lo mismo, justamente por eso la puse en letrita corrida. Hay que tener cierta predisposición para ponerse a leer un drama clásico que ya sabés como termina. Ah, ¿no sabés como termina Fausto? ¡Te cuento, te cuento!¡SE MUERE!¡¡¡ MUAJAJAJAJAJAJAAAAAAA!!!
Bue, ya fue.