Usos y abusos del término histeria

El abuso de términos médicos entre la pópuli se remonta hasta quién sabe cuándo, y ha llegado a niveles alevosos. Por ejemplo, se usan mal los términos neurótico, psicótico, muchos más que terminan en ótico, y… bueno eso. ¡Ah!¡Histérico! Y muchos más… La cuestión es que usás mal un montón de palabras, perejil. Qué empezás a prejuzgar si yo pierdo el hilo o que. Estoy gastando preciado tiempo que podría usar para… eeeh… filosofar o lo que sea, y en cambio lo uso para tratar de ilustrarte a vos, porque capaz que… quién sabe, en una de esas, dejás de ser tan asno. Y así me retribuís. Criticando como escribo. ¿Por qué mejor no te dejás de pensar mal y te ponés a leer, calladito la boca, lo que sigue.

¡Epa!¡Te creíste que me había olvidado del signito de pregunta, ¿no?!¿Qué hablamos sobre tus prejuiciosos pensamientos? Bueno, que no se repita.

Acá va el motivo de la discordia: ?

Quién no ha llamado loca histérica a su madre, ya sea en persona o a sus espaldas (la más común). Maridos a las esposas, adolescentes entre sí. ¿A quién le corresponde este calificativo en el folclore actual? A las personas que seducen a alguien por quien no tienen interés romántico, sólo para levantar sus trastornadas autoestimas. O bien es “histérico” quien no sabe lo que quiere y cambia de parecer muy seguido, sin razón o motivo aparente (la típica gata flora). O simplemente se usa histeria como sinónimo de nerviosismo.

Todos estos son abusos del término. Como mucho, algunos saben que la histeria es una patología psiquiátrica. Y eso es lo mas acertado que llega a estar la gilada.

Comencemos con el origen etimológico* de la palabra. Histeria viene del término griego hyaterá, que significa matriz. Y a lo que hace referencia es al útero, ya que los antiguos griegos consideraban la enfermedad como movimientos o vibraciones de los órganos reproductivos femeninos; “el útero ardiente”. Osea que era una enfermedad exclusiva de las mujeres. La cosa era así, cuando en la Grecia antigua una mina se retobaba, todos gritaban “¡hyaterá!¡hyaterá!“, (mientras que en la actualidad se les grita “¡malcoj…!” Bueno, me fui un poco de tema). En fin, los curanderos o shamanes griegos curaban a la histérica acercando sahumerios al área genital intentando así “aplacar a la fiera” (el útero). Sin comentarios…

En el siglo XIX se mantenía la creencia del “útero ardiente”. El tratamiento de la histeria se había convertido en una práctica muy aceptada y seria. Pero esta vez no había sahumerios, el tratamiento consistía en masajes manuales al clítoris de la paciente para producir el orgasmo. Tan aceptada era esta práctica que a partir de 1880 los casos se multiplicaron tanto que en 10 años se convirtió en una epidemia. Los síntomas imitaban a los ataques de epilepsia pero con una gran teatralidad -las señoras mal “atendidas” en sus casas se tiraban encima de los médicos al grito de “ay, que histérica que estoy…” para obtener de ellos lo que sus maridos no les daban-. Los casos se hicieron tan numerosos que a los doctores “no les daban las manos”. Pero entonces, a alguien se le ocurrió la solución… Por 1880 el médico inglés Joseph Mortimer Granville invento el vibrador. Este maravilloso artilugio -que supongo sería a vapor… o manivela…- fue de gran utilidad para los médicos, que pudieron sacarse de encima la epidemia… (Me imagino un médico del siglo XIX echando paladas de carbón en un vibrador en pleno tratamiento… o peor… dándole manija…). Otros tratamientos diferían del clásico “aplacar el útero”; Sigmund Freud trataba a las pacientes de su clínica especializada por medio de la revolucionaria técnica de la hipnosis… Supongo que le fue mal en eso, no creo que a las amas de casa les interesara mirar como se balancea un relojito habiendo otros tipos que las… Las… Bueno, a otro tema….

En la actualidad se sabe que la histeria es una enfermedad psicológica, y que no es para nada exclusiva de las mujeres, también se la llama neurosis de conversión. Aparece en personas que se encuentran en situaciones límite, o grandes crisis psicológicas. Los síntomas son la simulación de enfermedades reales, pero sin tener los problemas físicos que las causan (por ejemplo un paciente que sufre de ceguera estando sanos sus ojos), la causa suele ser un conflicto psicológico.

*A.P.L.G. (Aclaración para la gilada): si no sabés que cornos significa etimología, este es el pie de página para vos.
Etimología es una ciencia que estudia el origen de las palabras, mas allá del significado que se les da actualmente. Su etimología es (jeje… que gracioso.. la etimología de etimología… ¡Bueno para mi es gracioso!)… La cuestión es que viene del griego etymologia (me mato por la letrita loca que le cambiaron) y a su vez sale de la composición de las palabras etymos y logos. Etymos significa verdadero y logos palabra, ergo el verdadero origen de las palabras. Ahora, si no sabes que significa ergo… yo ya no te puedo ayudar, hermano. Hacele un favor a la humanidad y pegate un tiro.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Mataburros

One Comment en “Usos y abusos del término histeria”

  1. El Diomida Says:

    Que eructita exposición la de usted madam(a)!! Que provecho han sabido sacar las mujeres del siglo XX con los artefactos para tratar la histeria!
    Me gustaría que me siga ilustrando con el verdadero origen de las palabras, así que le pido si puede investigar sobre alguno de esos términos que uno suele usar cotidianamente sin saber bien que significan etimológicamente, como “estalactita” o “maniático” o “rebenque” o cosas así.

    PD: Otelo muere y a Yago lo meten preso (sigo siendo el más malo).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: